Conocemos “Cultiva Ocio”, un huerto para disfrutar del campo

Hoy empezamos una serie de post dedicados a negocios de huertos urbanos y pequeños productores: ¿Qué me movió a crear un huerto urbano?

En esta ocasión, hemos visitado a Cultiva Ocio”, un huerto urbano que nació de la iniciativa de 2 jóvenes hermanos en pleno boom de la pandemia en el 2020.

Tenían unos terrenos agrícolas de sus familiares parados y pensaron: ¿Por qué no lo ponemos a disposición de la gente para que puedan disfrutar del campo y cultivar sus verduras?

Casi 3 años después siguen y han ido ampliado su oferta, pensando en nuevas iniciativas para dar a sus comuneros. 

Hoy responderán a nuestras preguntas para conocerlos un poco más. 

Registra tu huerto gratis hoy mismo

¿Con cuántas parcelas contáis ahora mismo?

Pues empezamos con unas 6 y se ha ido ampliando poco a poco hasta las 60 que contamos ahora mismo con una ocupaciones del 50%

¿Qué tamaño tienen vuestros huertos?

Pues cabe destacar que contamos con parcelas que superan los 100m2, lo estudiamos bien y mi hermano quería que a parte de la zona de huerta, la comunidad tuviera un espacio para aparcar dentro de la parcela, crear una zona de ocio, poder descansar, hacer una barbacoa,  charlar con otros comuneros o almorzar ya que a la gente que le gusta pasar mucho tiempo aquí, para salir un poco del ajetreo diario. Es casi terapéutico.

Personalmente, desde Huerto360 hemos visto huertos de menor tamaño, pero en 100m2 este espacio se hace mucho más completa la experiencia, además que 100m2 parece un espacio pequeño cuando estás en una superficie de tierra tan grande.

¿Con qué servicios contáis aparte del alquiler de las parcelas?

Pues ofrecemos el labrado de la tierra que hay que hacer un par de veces al año,  la retirada de las malas hierbas cuando hay huertanos que lo solicitan, así como suministro de abono natural.

Un servicio que también estamos pensando en un futuro seria que personas que no tienen alquilado puedan hacerse una cestita de verduras recién recogidas de la planta para llevar a casa o incluso que puedan hacerse un picnic insitu de dichas verduras

¿Tenéis huertanos que alquilan la parcela durante años?

Sí, aquí hay gente que lleva desde el principio y siguen muy entusiasmados. También hay rotación, unos van y otros vienen como en otros tipos de servicios.

¿Por donde os movéis para que os conozcan?

Pues Facebook está bien y otras plataformas de alquiler. Sin embargo, nos alegra mucho que exista Huerto360, ya que está creada específicamente para nosotros y los pequeños productores.

¿Cómo es la verdura de aquí con respecto a la que podemos encontrar en grandes superficies?

Bueno, puedes verlo, olerlo y luego saborearlo, puedes conseguir ese sabor del tomate dulce de nuestra infancia, ese pimiento que freían nuestras abuelas con un olor que recorría toda una casa, por no hablar del tamaño. Con un abono natural que ponemos a las plantas generamos calabacines de 35 cm de altura y 15 cm de contorno y tomates de más de 600 gr para poder utilizar en múltiples platos.

La verdura se coge en el momento óptimo para disfrutarla al máximo, no tiene nada que ver con las verduras de las grandes superficies. Hay que venir y comprobarlo.

¡Yo animo a la gente que lea el artículo a que se acerque y lo vea con sus propios ojos!

¿Los huertanos suelen ser gente de autóctona?

Pues aquí tenemos una torre de babel, porque aparte de los de aquí hay más de 5 nacionalidades distintas: Checoslovaca, Polaca, China, Colombiana, Paraguaya, Argentina incluso hemos tenido de nacionalidad Holandesa, Italiana, Húngara y Ecuatoriana. Como ves se pueden hasta aprender idiomas.

¿Realizáis algún tipo de actividad aparte del alquiler?

Pues el pasado año realizamos un concurso de paellas y una comida del “Cabasset” donde cada huertano cocinaba un plato de su tierra y este año, posiblemente, continuaremos con la tradición. Fue realmente divertido y así los huertanos se pueden conocer más ese día.

A petición de algunos huertanos, estamos valorando crear en una de las zonas comunitarias con sombraje natural una pista de petanca y quizá una mesa de ping pong para que no sea solo trabajar

¿Y en un futuro que os planteáis?

Estamos satisfechos con la evolución y nos gustaría poder hacer llegar los productos de nuestra huerta a la gente con niños, jubilada o quien quiera comer mejor, volviendo a conectar con la tierra y el origen del sabor de las verduras. Tampoco descartamos el dar algún tipo de dossier con formación básica para los huertanos más principiantes.

Comparte esta publicación