5 consejos para cuidar de tu huerto urbano de alquiler

En los últimos años, la agricultura urbana ha experimentado un crecimiento significativo en España, con un número de huertos urbanos que supera actualmente los 20 000. Estos huertos se encuentran en diferentes lugares del país, desde azoteas y balcones hasta parcelas comunitarias, y proporcionan a sus propietarios la oportunidad de cultivar sus propias frutas, verduras y hortalizas frescas.

El tamaño de los huertos urbanos también varía significativamente, con una media de 75 m², aunque algunos pueden ser mucho más pequeños o más grandes. La popularidad de los huertos urbanos ha sido impulsada por una creciente conciencia sobre la sostenibilidad, el deseo de tener un estilo de vida más saludable y la necesidad de una conexión más profunda con la naturaleza en el entorno urbano. En este artículo, te proporcionaremos algunos consejos prácticos para cuidar de tu huerto urbano y asegurarte de que tus plantas crezcan fuertes y saludables.

Registra tu huerto gratis hoy mismo

Ten en cuenta el clima de la zona de tu huerto

El clima es un factor crucial para la calidad de las hortalizas en tu huerto urbano. Si cultivas plantas autóctonas, tendrás menos probabilidades de enfrentarte a enfermedades y plagas. Es importante conocer el clima adecuado y el momento oportuno para cada cultivo, y seleccionar las hortalizas que sean propias de tu zona.

  • Si tu zona es húmeda o fría, los cultivos ideales serían brócoli, col o guisante
  • Si vives en una zona seca y cálida, podrás cultivar tomates, pimientos, calabacines, pepinos y perejil. 

Actualmente, también podemos encontrar algunas ciudades que tienen algo nivel de contaminación. En estos casos, es recomendable plantar aquellos alimentos que son menos propenso a absorber los contaminantes: zanahoria, ajos, remolacha…

No plantes más de lo que puedes

Debido a las dimensiones limitadas del huerto y la necesidad de que las hortalizas tengan su espacio, es importante ser conscientes de que no se puede cultivar una gran cantidad de cultivos, especialmente aquellos de la misma familia. Esto se debe a que competirían por los mismos nutrientes y no se lograría una cosecha satisfactoria.

Para solucionar este problema, una opción es asociar cultivos sembrando plantas que se complementen entre sí y se ayuden mutuamente en su crecimiento y desarrollo. De lo contrario, si se plantan hortalizas de la misma familia, existe el riesgo de que compitan entre sí y se tenga un huerto poco saludable y poco productivo.

El agua es imprescindible

El riego es uno de los cuidados más importantes que debes tener en cuenta. Las plantas necesitan una cantidad adecuada de agua para crecer, pero también es importante no excederse y evitar el encharcamiento. Lo ideal es regar con frecuencia pero en poca cantidad para evitar problemas.

  • Verduras: la mayoría de las verduras necesitan una cantidad constante de agua para crecer adecuadamente. Un riego regular de dos a tres veces por semana es generalmente suficiente. Sin embargo, si el clima es particularmente cálido o seco, es posible que debas regar más a menudo. En cuanto a la cantidad de agua, un riego profundo una vez por semana (aproximadamente 2-3 cm de agua) es generalmente adecuado.

  • Frutas: las necesidades de agua de las frutas pueden variar ampliamente según la especie. Las frutas de clima cálido, como los cítricos y las frutas tropicales, pueden necesitar riegos más frecuentes, mientras que las frutas de clima templado, como las manzanas y las peras, pueden necesitar menos agua. En general, es recomendable regar las frutas de forma profunda pero poco frecuente, alrededor de una vez por semana durante períodos de crecimiento activo.

Abono orgánico para mejorar la plantación

El abono orgánico es una excelente manera de enriquecer el suelo y proporcionar nutrientes a las plantas. En el mercado podemos encontrar diferentes tipos de abono. Los más recomendados para huertos urbanos son:

  • Compost: El compost es un abono orgánico hecho de materia orgánica en descomposición, como hojas, restos de vegetales, recortes de césped y estiércol. Es fácil de hacer en casa y es una excelente manera de reciclar residuos orgánicos y reducir la cantidad de residuos que se envían al vertedero. El compost es rico en nutrientes y ayuda a mejorar la calidad del suelo.
  • Humus de lombriz: El humus de lombriz es otro tipo de abono orgánico hecho de las excreciones de las lombrices de tierra. Es rico en nutrientes y mejora la estructura del suelo al aumentar la capacidad de retener agua y aire. El humus de lombriz también ayuda a reducir la erosión del suelo y a prevenir la compactación.
  • Abono verde: El abono verde es una técnica en la que se siembran plantas específicas, como la alfalfa o la mostaza, para mejorar la calidad del suelo y proporcionar nutrientes a las plantas. Estas plantas son cosechadas y luego se dejan en la superficie del suelo para que se descompongan y liberen nutrientes.

¡Cuidado con las plagas!

En el cultivo de hortalizas y otras plantas, es común enfrentar la amenaza de plagas y enfermedades que pueden dañar el crecimiento y la producción de nuestro huerto. Por esta razón, es importante conocer estrategias de prevención para anticiparse a estos problemas. Una de las opciones más efectivas es cultivar plantas que actúen como repelentes naturales para las plagas y no dañen nuestro cultivo. Además, algunos insectos, como las las abejas, pueden ser de gran ayuda para nuestras plantas, por lo que es recomendable atraerlos a nuestro huerto.

Para atraer a estos insectos, podemos plantar cerca de nuestros cultivos algunas plantas que les resulten atractivas, como margaritas o geranios. De esta manera, estaremos creando un ambiente saludable y equilibrado para nuestras plantas, sin necesidad de recurrir a productos químicos dañinos para el medio ambiente y nuestra salud. Así, podremos disfrutar de un huerto sano y productivo.

¿Cuáles son las plantas que actúan como repelentes?

  • Madreselva
  • Lupino
  • Caléndulas
  • Citronela
  • Menta
  • Ruda

Siguiendo estos consejos, podrás cuidar de tu huerto urbano de alquiler de manera eficiente y disfrutar de los beneficios que ofrece el cultivo de tus propias plantas. Además, si tienes alguna duda o problema, no dudes en consultar con Huerto 360 para obtener asesoramiento y ayuda.

Comparte esta publicación