Contrato para el alquiler de una finca rústica. ¿Qué contrato podemos firmar?

Las fincas rústicas son propiedades que se caracterizan por estar ubicadas en zonas rurales, alejadas de las ciudades y de los núcleos urbanos. Estas propiedades son muy valoradas por su carácter natural, su privacidad y su tranquilidad.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) en España, hay alrededor de 5,5 millones de fincas rústicas, lo que supone el 91% del total de las propiedades rústicas del país. Estas fincas abarcan una superficie total de más de 30 millones de hectáreas, lo que equivale al 92% del territorio español.

El tamaño de las fincas rústicas en España es muy diverso, desde pequeñas parcelas de menos de una hectárea hasta grandes extensiones de más de mil hectáreas. En promedio, las fincas rústicas en España tienen una superficie de alrededor de 5 hectáreas. Pero, ¿qué aspectos hay que tener en cuenta a la hora de alquilar una finca? ¿Qué tipo de contrato se necesita?

Registra tu huerto gratis hoy mismo

¿Qué hacer para evitar futuros problemas?

A la hora de alquilar una finca rústica, es importante tener en cuenta varios aspectos para evitar posibles problemas o malentendidos en el futuro:

  • Estado de la finca: Es importante comprobar el estado general de la finca, tanto en lo que se refiere a las edificaciones como a la propia parcela. Es recomendable realizar una inspección previa para verificar que todo se encuentra en buen estado.
  • Tipo de cultivos: Si se quiere utilizar la finca para la agricultura, es importante conocer el tipo de cultivos que se pueden plantar en la zona y si se requiere algún tipo de permiso especial. Además, es importante conocer el histórico de cultivos en la finca, para evaluar la calidad del terreno.
  • Disponibilidad de agua: Es importante saber si la finca cuenta con un suministro de agua suficiente para las necesidades de cultivo o para cualquier otro uso que se le quiera dar. En algunos casos, es posible que se necesite instalar un pozo o solicitar un permiso para la extracción de agua.
  • Tipo de contrato: Es importante que el contrato de alquiler recoja todas las condiciones y los derechos y deberes tanto del arrendador como del arrendatario, como la duración del contrato, el precio del alquiler, la obligación de mantener la finca en buen estado, entre otros aspectos.
  • Responsabilidades del arrendatario: Es importante conocer las responsabilidades del arrendatario, como la obligación de mantener la finca en buen estado y hacer las reparaciones necesarias si se producen daños en la propiedad.
  • Costes adicionales: Además del alquiler, es importante conocer si existen otros costes adicionales, como gastos de comunidad, tasas de basura, impuestos, entre otros.

El contrato paso a paso

Es recomendable que el contrato sea redactado por un abogado o que al menos sea revisado por uno antes de firmarlo. Además, es importante que se discuta cualquier duda o inquietud que tenga antes de firmar el contrato.

Estas son algunas de las características más importantes que debería incluir un contrato de arrendamiento de finca rústica:

  • Identificación de las partes: El contrato debe incluir la identificación del arrendador y el arrendatario, así como la ubicación y la descripción detallada de la finca.
  • Duración del contrato: El contrato debe especificar la duración del mismo, así como la fecha de inicio y finalización del arrendamiento.
  • Precio y condiciones de pago: El contrato debe indicar el precio del arrendamiento, incluyendo el importe y las condiciones de pago, como la periodicidad del pago y la forma de realizar el mismo.
  • Obligaciones del arrendatario: El contrato debe establecer las obligaciones del arrendatario, como el mantenimiento y la reparación de la finca en caso de daños, el uso adecuado de la finca, el pago de los costes asociados a la finca, entre otros.
  • Obligaciones del arrendador: El contrato debe establecer las obligaciones del arrendador, como el mantenimiento de la finca en buen estado, la realización de reparaciones necesarias en la finca, entre otros.
  • Condiciones de renovación del contrato: Si se quiere contemplar la posibilidad de renovación del contrato, este debe incluir las condiciones para realizar dicha renovación.
  • Fianza: El contrato puede establecer el depósito de una fianza por parte del arrendatario como garantía del cumplimiento de las obligaciones del contrato.
  • Causas de rescisión del contrato: El contrato debe establecer las causas por las cuales se puede rescindir el contrato, como el impago del arrendamiento o el incumplimiento de las obligaciones establecidas en el contrato.
  • Normas aplicables: El contrato debe establecer las normas aplicables, como las leyes que regulan el contrato de arrendamiento de finca rústica.

Ejemplo de un contrato de arrendamiento de finca rústica

Comparte esta publicación