Contrato para el alquiler de huertos urbanos. ¿Qué contrato se debe firmar?

El alquiler de un huerto urbano es un arrendamiento de una pequeña superficie de terreno delimitada dentro de un terreno de una superficie más amplia durante un periodo determinado para abastecimiento propio de hortalizas o autoconsumo y disfrute personal o recreo.

Estas parcelas en huerto urbano pueden estar dentro de un terreno urbano o un terreno rústico.

El arrendamiento de un huerto urbano sin embargo no se asemeja al alquiler de una finca rústica para explotación por ejemplo de una plantación de olivos, tal y como figura en la Ley de Arrendamientos Rústicos, ni a lo que se supone que puede ser el alquiler de una vivienda como puede figurar en la Ley de Arrendamientos Urbanos.

Entonces ¿Dónde nos acogemos para formalizar un contrato de un huerto urbano?

Pues va a depender de cada caso.

Esto puede ser el Código civil como base, la Ley de Arrendamientos Rústicos o la Ley de Arrendamientos Urbanos.

Ante todo hay que citar que, es un contrato privado entre las partes y cada propietario de un huerto urbano profesional realizará el contrato que estime oportuno y sea lo justo para ambas partes.

Registra tu huerto gratis hoy mismo

¿Qué contenido mínimo básico ha de tener un contrato de huerto urbano para que sea válido?

Un contrato para que sea válido si ha de contener tres premisas básicas:

  • Identificar la parcela que se alquila dentro del huerto urbano.
  • El precio del alquiler y como se paga
  • La duración del contrato y la forma de prorrogar.

La duración del contrato del huerto urbano va a ser una de las cuestiones que más van a importar, lo lógico entre los huertos urbanos puede ser de unos 6 meses, incluso mes a mes como hemos visto en los huertos profesionales.

Una vez teniendo la cláusulas básicas, podemos poner una serie de cláusulas inherentes a los huertos urbanos como si está incluido el agua o no, un anexo de normas de uso de las herramientas, horarios, cuidados básicos etc, ya que vamos a tener nuestra parcela dentro de una comunidad de huertanos donde también hay que respetar unas normas de convivencia.

Comparte esta publicación