¿Cómo hacer abono casero orgánico o compost?

La preparación del suelo de la huerta es básico, va a ser el lugar donde nuestras hortalizas van a coger sus nutrientes y hemos de prepararlo previamente para ello.

Para habilitar desde un inicio un buen suelo hay que enriquecerlo y que mejor que realizar un abono casero orgánico o compost, esta labor no la tendremos que hacer continuamente, pero cuando hagamos el cambio de temporada, quizás interese volver a nutrirlo según lo veamos.

El abono orgánico se puede preparar en el mismo huerto urbano, porque es muy fácil de producir, antes de empezar es mejor saber lo que nunca se debe añadir por si nos asalta esta duda:

Registra tu huerto gratis hoy mismo

¿Qué no añadir a un abono casero o compost?

  • Excremento de gatos o perros, porque pueden contener enfermedades que afectan a las personas.
  • Malezas con semillas, porque contaminan el suelo.
  • Plantas aromáticas o cerosas (como hojas de eucaliptus, hojas de nogal y nueces) que impiden el crecimiento de otras plantas.
  • Plantas tratadas con herbicidas.
  • Restos de plantas enfermas.
  • Plantas venenosas o tóxicas.
  • Vidrios, metales y plásticos, pues no se descomponen.
  • Restos de grasas y carnes, porque se descomponen muy lentamente y producen mal olor

¿Qué sí añadir al compost?

  • Restos vegetales
  • Restos de cocina
  • Estiércol de animales

La forma de realizarlo puede ser una especie de pila con un palo en el centro al que vamos superponiendo las distintas capas.

En este dibujo del libro “Una huerta para todos, manual de autoinstrucción” del Alberto Pantoja, Oficial de Producción y Protección Vegetal y Meliza González, Consultora se ve perfectamente el proceso de las capas con los que se va confeccionando la pila.

La pila puede alcanzar puede estar entre 0,75m a 1,50m.

Una vez terminada, se recubre con arena y paja. Después, se debe regar y quitar el palo del centro para favorecer la aireación.

Entonces ¿cómo se transforman estos alimentos en abono orgánico?

La combinación de los materiales que hemos realizado favorece la creación de Microorganismos que empezarán a transformar los desechos en abono.

Para esto necesitan un poco de ayuda humectando la pila frecuentemente pero sin encharcarla y aireando.

Hay un truco mediante el cual podemos extraer una cantidad del interior y ver si está caliente, si no lo está, le falta agua.

En el verano es necesario regarla todos los días.

La forma de airearla también puede ser metiendo una pala o un rastrillo para crear huecos de aireación.

¿Cómo proteger el abono orgánico o compost?

Si la tenemos a pleno sol, habrá que protegerla con paja o ramas y si llueve es mejor taparla con un plástico amplio.

Cada tres semanas tenemos que ir aireando como hemos comentado más arriba.

¿Cómo sabremos que nuestro abono orgánico o compost está listo para agregar a la huerta?

Pues, para esto, van a tener que pasar unos tres meses y lo sabremos porque:

  • Ya no se diferencian las distintas capas
  • Desprende un olor agradable de tierra con hojas
  • Su color es como el café oscuro

¿Cuánto abono orgánico vas a necesitar en tu huerta?

Se necesitan unos 30 kg de abono orgánico por cada 10 m2 de terreno. Una pila de 1 metro de alto proporciona entre 70 y 90 kg de abono, aproximadamente.

Por lo que con una pila tendrás suficiente abono para una parcela de huerto de tamaño medio entre 50 y 70 m2.

Cabe decir que en la mayoría de huertos disponen de abono orgánico que facilitan a los hortelanos de forma gratuita o por un coste, esto lo puedes ver en los servicios de los huertos que puedes encontrar en Huerto 360.

Pero un hortelano es curioso y siempre le puede gustar realizarlo él. 

Además, te dejamos también un enlace para hacer compost de humus de lombriz que sería otra opción

Bibliografía: “Una huerta para todos, manual de autoinstrucción” del Alberto Pantoja, Oficial de Producción y Protección Vegetal y Meliza González, Consultora

Comparte esta publicación